Evitar el sedentarismo, buscar actividades de movimiento en el lugar de descanso y no tentarse con todo lo que “aleja” de la salud y de las enfermedades producidas por la mala elección de alimentos, como panchos o hamburguesas comprados en la vía pública, son algunos de los consejos  para tener en cuenta en vacaciones .

 

Continuar en vacaciones un estilo de vida saludable será de gran ayuda para no retroceder en los logros corporales del año.

La hidratación constante es fundamental. El agua principalmente es nuestra base, aunque en menor medida también se pueda disfrutar de las gaseosas dietéticas.

Variedad de platos y ensaladas para armar viandas saludables y llevarlas a la playa, pileta o donde sea que transcurre el descanso.

– Sándwich de pan árabe sin tostar con queso compacto magro, atún al natural y vegetales como lechuga, tomate, ají morrón, zanahoria, etc.

– Ensaladas de todos los colores con el agregado de arroz integral, choclo, papa, batata, o con fideos secos cocidos al dente.

– Salpicón de atún al natural (lechuga, tomate, zanahoria, arvejas, chauchas con atún al natural).

– Ensalada waldorf con pollo: pollo sin piel, palmitos, blanco de apio, manzana verde, naranja, 3 nueces picadas.

– Ensalada primavera: zanahoria, remolacha, lechuga, manzana ácida, con pollo sin piel.

– Ensalada con legumbres: repollo, zanahoria y lentejas.

– Ensalada oriental: zanahoria hervida, arroz integral, pollo sin piel.

De postre recomendamos llevar frutas frescas, como manzanas, naranjas (con cáscara), frutillas, banana no madura, o cualquier fruta de estación.

De esta manera, y debido a que los buenos hábitos “se contagian”, según la especialista, se cuidará la persona y el entorno con quien comparta el descanso. Saber elegir adecuadamente es parte de los logros para mantenerse sano.


Dejá un comentario