Evite conducir con niebla. Es decir que, si usted tiene información previa de que la ruta a seguir está afectada por intensa niebla, postergue la salida, o elija otro camino, si puede.

La Dirección General de Tráfico ofrece algunos consejos. A la hora de adaptar la velocidad y la distancia de seguridad con el vehículo que tienes delante tienes que tener en cuenta la regla de las 3V:

Regla de las 3V = Visibilidad (V) = Velocidad (V) = Vehículo delantero (V) Ejemplo: Visibilidad (50 metros) = Velocidad (50 Km/h) = Vehículo delantero a 50 metros. Además de tener en cuenta esta regla, hay que evitar frenar de forma brusca. En el caso de que la niebla sea muy densa, hay que tomar como referencia las marcas viales de la derecha de la calzada. En autopista y autovía hay que circular siempre por el carril derecho. Hay que prestar atención a los vehículos de dos ruedas y a peatones por ser menos visibles con la niebla. En definitiva, hay que cumplir con la regla esencial: “ver bien y ser visto”.

Resultado de imagen para Conducir con niebla

Si la niebla lo sorprende durante la conducción:

  • Encienda las luces bajas y las “antiniebla” si las tiene.
  • Aminore la velocidad.
  • No use las luces altas ya que reflejarán en las gotas de vapor y verá menos.
  • Use el limpiaparabrisas y el desempañador para mejorar la visión.

Si la niebla es muy espesa, además de las ya mencionadas:

  • Encienda las luces intermitentes de emergencia (balizas).
  • Aminore “sustancialmente” la velocidad.
  • Prepárese para frenar ante un vehículo detenido, nunca para sobrepasarlo.
  • Salga de la calzada en cuanto pueda.
  • Estacione en un lugar seguro hasta que la niebla se disipe.
  • Nunca se detenga en la calzada.

0 Comentarios

Deja un comentario

Avatar placeholder