Antes que nada, es importante aclarar que no hay ningún impedimento para que una mujer que esté embarazada pueda manejar. En todo caso, lo que sí hay, son sugerencias y algunos consejos que se pueden seguir para poder llevar adelante esta actividad sin complicaciones extras. La semana del curso del embarazo en la que una mujer deje de conducir depende de su propia sensación de seguridad al volante y fuerza emocional.

El mayor problema durante el embarazo son las distracciones y las reacciones inesperadas que pueden emanar desde el propio organismo. Tal es así, que lo más importante que hay que tener previsto, es un sistema para que nada pase durante el trayecto por el que se vaya a estar frente al volante. Además, muchas otras dudas te pueden ir surgiendo y, es por ello, que nos ocuparemos en este momento de aclararlas.

Entre las consultas más habituales se pueden destacar:

1- ¿Se daña el bebé con el cinturón de seguridad?

De ninguna manera. Tanto el bebé como la madre tienen mayor seguridad al volante cuando usan el cinturón de seguridad. Lo que sí será necesario es corregir la postura del asiento a medida que la panza vaya creciendo y, además, que el cinturón de seguridad esté perfectamente ajustado. La banda inferior tiene que ubicarse por debajo de la panza, más cerca de la cadera. Nunca atravesando el abdomen.

2- ¿Qué problemas hay con la carga del auto y los movimientos del interior?

Es recomendable no hacer contorsiones exageradas dentro del vehículo. Por ello, es necesario prever con antelación qué elementos tienen que quedar al alcance de la mano y cuáles pueden ir en el asiento trasero. También, cuando se viaja con menores, contar con que estos tengan los elementos que necesitan para un viaje entretenido, porque lo que menos se busca es sumar distracciones.

En relación con la carga y descarga del auto, también puede haber alguna complicación extra o sensación de fatiga. Esto se puede solucionar dejando los elementos que no son imprescindibles en destino de manera de que cada viaje sea con la menor carga posible para manipular y transportar.

conducir estando embarazada

3- ¿Hace mal el airbag?

El hecho de que salte el airbag no es una complicación extra para un embarazo que esté en curso. En realidad, lo importante es la prudencia para que no ocurra ningún hecho que haga que el airbag se active. Pero si llegara a producirse alguna colisión no es un problema el airbag para el curso del embarazo aunque sí habrá que hacer las consultas pertinentes a los especialistas médicos.

No olvides de dejar lejos las distracciones

Si bien en cualquier estadío de la vida es necesaria la plena concentración al volante, en el momento en que se cursa un embarazo es imprescindible potenciar dicha actitud. Para ello, es fundamental tener el celular fuera del alcance de la mano pero tampoco en el maletero ya que podría llegar a ser necesario en algún momento. Tal vez estudiar las rutas antes de salir sea una buena opción de manera que tampoco el GPS.


Dejá un comentario