Por seguridad, antes de iniciar la conducción de cualquier vehículo tendría que tener la glucemia capilar por encima de 90-100 mg/dl, pues diversos estudios han demostrado que valores cercanos a la hipoglucemia disminuyen la rapidez de reacción, aunque una persona se encuentre bien. Por lo tanto, es importante comprobar siempre la glucemia capilar justo antes de conducir, especialmente si hace horas que no ha comido y el trayecto es largo.

  • Si el control está entre 75 – 90 mg/dl tome un suplemento de alimento o bebida rica en hidratos de carbono como por ejemplo una  fruta, zumo o bebida azucarada, etc.
  • Si el control está entre 50 – 75 mg/dl, tome lo mismo, más dos tostadas o galletas y no inicie la conducción hasta haber comprobado la glucemia y estar sobre los 100 mg/dl.
  • Si el control es inferior a 50 mg/dl o tiene síntomas de hipoglucemia (sudor frío, temblor, mareos, palpitaciones, desorientación, falta de concentración) recupere la hipoglucemia (tomando azúcar, zumos, caramelos) y no inicie la conducción hasta comprobar que está sobre los 100 mg/dl.  Recuerde  que la capacidad  de  acción  después  de tener una  hipoglucemia no se  recupera  totalmente  hasta después de  unas horas.

Recordar siempre:

  • Llevar siempre alimentos o bebidas ricas en azúcar como azúcar, zumos, pastillas de glucosa, caramelos, etc. para poder tratar la hipoglucemia allí donde se presente. En el coche llevar lo mismo más galletas, tostadas, pan para poder tomar suplementos si hace falta o en caso de paradas en la carretera, embotellamientos, etc.
  • Tener en cuenta que el exceso de alcohol disminuye los reflejos en la conducción y dificulta reconocer los síntomas de las hipoglucemias. Evite conducir si ha bebido alcohol y extreme las precauciones si a usted le cuesta reconocer los síntomas de la hipoglucemia de manera habitual.

Si usted realiza una buena prevención de la hipoglucemia antes y durante la conducción, será el primero en beneficiarse y a la vez contribuirá a demostrar que el riesgo de accidente causado por una hipoglucemia es evitable.

Además, es fundamental que pida información a su médico pues la labor de los profesionales de la salud es informar y educar a las personas tratadas con insulina o antidiabéticos orales acerca de cómo prevenir y tratar la hipoglucemia.

Diabetes y conducción: consejos para conducir seguro

  • Evite viajes largos o situaciones de mucha tensión.
  • Controle el nivel de glucemia antes de iniciar el viaje y a intervalos regulares, si se trata de viajes largos.
  • Descansar cada 2 o 3 horas y aprovechar para comer o beber algo azucarado.
  • No posponer o suprimir ingestas, sobre todo si recibe insulina como tratamiento.
  • Ante el más mínimo síntoma de hipoglucemia, deténgase en un lugar seguro, apague el motor e ingiera azúcar o bebidas azucaradas.
  • Si ha sido diagnosticado de diabetes recientemente no conduzca hasta que el tratamiento haya alcanzado un control metabólico mínimo. Pregunte a su médico cuándo puede hacerlo.
  • Si es incapaz de reconocer los síntomas de una hipoglucemia, no conduzca y acuda a su médico.

  • No tome alcohol si conduce pues éste disminuye los reflejos y dificulta reconocer las hipoglucemias.
  • Debe hacerse controles analíticos y visuales cada año, para diagnosticar y prevenir las complicaciones.
  • El control y el consejo de familiares y amigos pueden prevenir los accidentes.

Los diabéticos responsables, con una buena educación diabetológica y capaces de reconocer una hipoglucemia, no representan un impedimento ni un peligro para la conducción.

 

Además de la hipoglucemia, los diabéticos pueden presentar complicaciones tardías o crónicas. Entre ellas, las más importantes desde el punto de vista de la conducción son las alteraciones visuales.

Al conducir, el 90 % de la información nos llega a través de la vista. La diabetes es la enfermedad que causa más frecuentemente trastornos visuales -incluso ceguera- por lo que merece especial atención y control.

Entre las complicaciones oculares que pueden presentar las personas diabéticas se encuentran:

  • ·         Retinopatía diabética
  • ·         Cataratas
  • ·         Glaucoma
  • ·         Neuroftalmopatía


0 Comentarios

Deja un comentario