Con el objetivo de reducir los embotellamientos, la Ciudad de Buenos Aires abre hoy la licitación de un nuevo sistema de semáforos que cambiarán su frecuencia según cuán cargado esté el tránsito.

La Secretaría de Transporte porteña, informó que habrán sensores que modificarán la duración de la luz verde y adelantó que el plan arrancará en el segundo semestre en la Avenida del Libertador y luego se extenderá a otras avenidas de alta circulación, como Corrientes, Rivadavia, Pueyrredón e Independencia.

De acuerdo al plan, si los sensores instalados en estas vías detectan mucho tránsito, los semáforos adaptarán su ciclo en tiempo real para descomprimirlas. Hasta ahora, las frecuencias cambiaban sólo según el horario y si era día hábil o fin de semana, sin que se previeran modificaciones por embotellamientos u otros eventos predecibles, como la cercanía de un partido o un recital.

Los “nuevos” semáforos ajustarán los tiempos según el congestionamiento. (Getty)


Dejá un comentario