Actualmente el motociclista representa el actor más vulnerable en el tránsito, ya que 4 de cada 10 fallecidos en siniestros viales circulaban en moto. Un informe realizado por el Observatorio Vial de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) anuncia que el parque de motos creció un 37% en los últimos cinco años y hoy 3 de cada 10 vehículos registrados son vehículos de dos ruedas. Incluso hay provincias donde se registran más motos que autos.

Recordemos que históricamente las principales víctimas fatales en el tránsito eran los automovilistas (hoy representan el 31,7%), no sólo en Argentina sino en toda la región. Según un informe de Organización Mundial de la Salud (OMS) los motociclistas tienen una probabilidad 26 veces mayor que los automovilistas de fallecer en un siniestro vial.

Estas transgresiones que los motivan a tomar decisiones inseguras se apoyan en distintas creencias que luego se instalan como verdades objetivas, según datos del estudio Sociocultural realizado por el Observatorio de Seguridad Vial:

  • Se dice lo que no se hace: En las encuestas, el 75% declara usar el casco y el 98 % está de acuerdo con su obligatoriedad, sin embargo sólo el 61% lo utiliza.
  • La destreza del conductor compensa la transgresión: piensan que sus capacidades de manejo los protege de los riesgos que asumen.
  • La conducción a baja velocidad no es riesgosa: por ello en distancias cortas y a baja velocidad “no uso casco”.

Uso del casco

El uso de casco disminuye el riesgo y la gravedad de los traumatismos alrededor de un 72% y las probabilidades de muerte en un 39%. Sin embargo, según las jurisdicciones varía su utilización. En las zonas de mayor vulnerabilidad y altas temperaturas, como en NOA y NEA, la situación es crítica y los índices de uso de casco son los más bajos en relación al resto del país.

Resultado de imagen para cascos para moto habilitados

 

Que saber a la hora de comprar un casco

  • Debe estar homologado. Esto garantiza que superó diversos ensayos de laboratorio, donde se verificaron sus prestaciones de seguridad, y por ello la Secretaría de Industria le otorgó el Certificado de Homologación de Autopartes de Seguridad (CHAS). Esto organismo verifica que se cumplan con las normas IRAM que garantizan que el casco sea seguro.
  • La etiqueta debe contener el número de CHAS y se debe comprobar que este publicado en la web de la Secretaría de Industria.
  • Se debe chequear la fecha de vencimiento del fabricante y la garantía.
  • Los cascos se clasifican por talles. Si el tamaño es más grande se corre el riesgo de que en caso de siniestro salga despedido y no cumpla su efecto protector. Además debe estar correctamente ajustado porque sino es igual a no usarlo.
  • Hay que tener en cuenta que cuando un casco se golpea pierde su efecto de protección y hay que cambiarlo.

0 Comentarios

Deja un comentario

Avatar placeholder