Desde llaves hasta bolsos que viajan sin sujeción pueden convertirse en un verdadero peligro dentro de tu vehículo.

 

Resultado de imagen para no llevar elementos sueltos al conducir

Cuando un automóvil transita a una cierta velocidad, todos los elementos que se encuentran en el interior del habitáculo obviamente están animados con la misma velocidad de circulación. Si producto de un impacto o de una frenada brusca, el vehículo se detiene violentamente, los objetos sueltos por unos instantes salen proyectados a la misma velocidad que traían.
Por tal motivo, un elemento que por su liviano peso parecería inofensivo (por ejemplo un teléfono celular) debido a la velocidad de desplazamiento puede convertirse en un peligroso proyectil.
En muchos de los accidentes de tránsito analizados en CESVI ARGENTINA se pudo observar que los elementos de seguridad pasiva de los automóviles protegieron a los ocupantes de sufrir lesiones graves, no obstante, éstas se produjeron producto del impacto de elementos que se encontraban sueltos dentro del habitáculo.
Por tal motivo, creemos que se incrementa significativamente la seguridad, simplemente poniendo los elementos pequeños en los compartimentos que poseen los vehículos para tal fin y los de mayor tamaño, correctamente estibados en el baúl.

 

¿Qué otros peligros pueden existir?

Además de los daños que pueden ocurrir si se desprende algún objeto en caso de accidente, es importante resaltar que los elementos sueltos muchas veces constituyen una distracción para los conductores y obstaculizan la visión.

El Instituto de Seguridad Vial (Isev) recomienda que el área de visión del parabrisas esté completamente libre de objetos que obstaculicen la mirada. Los elementos extraños al vehículo le quitan visión al conductor y generan efectos de monotonía, lo que deriva en fatiga ocular.

 

  • En primer lugar, es fundamental utilizar los espacios de carga como el baúl, en vez de llevar bolsos y elementos sueltos en el asiento trasero. Respetar las consignas del fabricante con respecto a la capacidad máxima de carga a utilizar. Nunca llevar elementos de más de 25 kilos en el habitáculo. Si bien es obligatorio tener el matafuegos dentro de la cabina (se recomienda debajo del asiento del acompañante), éste tiene que estar bien sujeto.
  • Las mascotas tienen que viajar atadas con cinturones de seguridad especiales diseñados especialmente para sujetar a las correas (cuestan entre 50 y 100 pesos).
  • No realizar traslados de elementos que deban transportase con el baúl abierto, sobresalgan por las ventanillas, o en el caso de los utilitarios obligue a llevar las puertas laterales o traseras abiertas.
  • Todos los elementos deben ser correctamente distribuidos (en el ancho del baúl o espacio de carga) para que no haya movimiento lateral cuando se esté girando y para que el vehículo no esté más cargado en un lateral que en otro.Si el vehículo cuenta con puntos de amarre, utilizarlos, siempre es conveniente sujetar la carga para evitar desplazamientos.
  • En el caso de transporte de carga, es preciso elegir el tipo de neumático adecuado y tener en cuenta que las presiones de inflado de los neumáticos deben ser las recomendadas por el fabricante.
  • En los utilitarios, los elementos más pesados deben estar ubicados lo más próximo posible al comienzo del habitáculo (finalización de la cabina de los ocupantes), distribuidos uniformemente y con el centro de gravedad lo más bajo posible, es decir, colocar los objetos de mayor peso directamente sobre la plataforma del interior del vehículo, en la parte inferior y preferiblemente entre los dos ejes.
  • En una pick up, no utilizar como espacio de carga la compuerta trasera del habitáculo, ya que no está diseñada para transportar elementos pesados. No transportar personas ni animales en la caja de carga porque no es un lugar diseñado para ellos.


Dejá un comentario