Es importante conocer cuáles son los efectos que el consumo de alcohol provoca en nuestro organismo, para que podamos tomar las precauciones necesarias:

  • Incrementa el riesgo de sufrir un incidente vial y la probabilidad de que éste tenga un desenlace mortal o cause traumatismos graves.
  • Produce importantes efectos sobre la visión: la acomodación y la capacidad para seguir objetos con la vista se deterioran, incluso con niveles bajos de alcohol en sangre.
  • Genera efectos sobre la coordinación y la atención, y aumenta el tiempo que una persona tarda en decidir qué debe hacer o cuándo actuar.
  • Provoca falso estado de euforia, seguridad y confianza en sí mismo: aparece un desprecio por el peligro y una tendencia a transgredir las normas.
  • La alcoholemia, que es la cantidad de alcohol por litro de sangre en un individuo, está directamente relacionada con la cantidad y tipo de bebida que se tome. Si bien el límite es de 0,5 g/l, se debe tener en cuenta que concentraciones menores también aumentan el riesgo de posibles incidentes viales.

No sólo los conductores corren peligro de sufrir un incidente si conducen habiendo tomado alcohol; los peatones, como los usuarios más frágiles dentro del espacio público, deben estar en pleno uso de sus facultades físicas y mentales para transitar por la vía sin correr riesgos.

Por eso, si salís y tomás, no lleves las llaves del auto con vos, o designen a un conductor responsable para poder volver seguros a casa.

En busca de agua

Una vez aclarada la diferencia entre lo malo que es tomar alcohol antes de conducir y la tolerancia cero, pasemos a otros temas míticos.

Mucha gente cree que el alcohol hace efecto mucho tiempo después de haberlo ingerido. Eso es falso. El alcohol es una sustancia hidrófila, es decir busca moléculas de agua por la gran afinidad que tiene con ella. Apenas ingresa al organismo pasa al torrente sanguíneo a través de la boca, esófago (5%), estómago (20%) y el intestino delgado (75%) y va a buscar rápidamente los órganos que contienen más agua. Uno de ellos es el cerebro, que además tiene la propiedad de no poder bloquear el ingreso del alcohol. Esto hace que en pocos segundos aparezcan las primeras trazas de este tóxico en él.

Otra cuestión importante es cómo se metaboliza y elimina el alcohol del organismo y cuánto tarda todo ese proceso. En el primer paso de la metabolización actúa una enzima segregada por el estómago y por el hígado llamada alco-deshidrogenasa (ADH), que transforman el alcohol en acetaldehído, una sustancia volátil y muy tóxica. Inmediatamente comienza el segundo paso del proceso por la intervención de otra enzima, la aldehído-deshidrogenasa (ADHL) producida exclusivamente por el hígado que, a su vez, metaboliza al tóxico acetaldehído transformándolo en acetato. En el tercer paso el acetato es, a su vez, metabolizado por otros órganos, como los músculos que lo transforman en dióxido de carbono y agua, sustancias no tóxicas que luego son filtradas por los riñones y expulsadas mecánicamente del organismo a través de la orina. Este proceso hace que la alcoholemia descienda a razón de 0,12 gr/L de sangre por hora. Para entenderlo más fácil: si usted llegó al límite máximo de alcoholemia permitido por la ley (0,5 gr/L), necesitará 4 horas para que su organismo esté completamente desintoxicado.

¿Se puede ingerir algo para que la alcoholemia no sea detectada? Definitivamente: No. Sólo el tiempo y el organismo hacen que el alcohol desaparezca del cuerpo.

Pero el alcohol, ¿afecta a todos por igual?: No, la alcoholemia depende de muchos factores. Por ejemplo, la mujer es mucho más sensible a sus efectos por razones muy sencillas. La mujer posee aproximadamente un 55% de agua en su organismo, mientras que el hombre tiene un 68% de agua.

Como se dijo anteriormente, el alcohol busca el agua; por lo tanto, si un hombre y una mujer de igual peso consumen la misma cantidad de alcohol, éste se diluirá más en el hombre que en la mujer, por lo que presentará menores niveles de alcoholemia. Además la mujer genera menor cantidad de la enzima ADH y a su vez esta enzima trabaja en forma más lenta; por lo tanto, también esta característica hace que el alcohol le pegue más al sexo femenino.

¿Dos personas de igual sexo y peso que toman la misma cantidad de alcohol tendrán los mismos valores de alcoholemia? No, la alcoholemia depende del sexo, peso, contextura física, tipo de bebida, edad, contenido estomacal, ritmo y velocidad de ingestión, tolerancia adquirida, enfermedades, condiciones psíquicas, hora del día, consumo de drogas, etcétera.

¿Es lo mismo tomar alcohol ingiriendo alimentos o no? No, el nivel de alcoholemia será menor si se consumen alimentos, porque estos competirán con el alcohol en el proceso de metabolización, retardando sus efectos.