Las impactantes imágenes del incendio forestal en La PampaLas empresas si bien deben preocuparse de los costos y las ventas, también deben ser capaces de mitigar los riesgos asociados al negocio, transfiriéndolo a compañías de seguros.

Muchas son las interrogantes que quedan después de los graves siniestros que han afectado a nuestro país durante las últimas semanas, pero, también, varias las lecciones que ya podemos empezar a sacar, a pesar de que falta por cuantificar la totalidad de los daños que dejaron los incendios forestales que han afectado a la zona centro sur del país.

El fuego se propagó sin control por sectores rurales, producto de las altas temperaturas y la fuerza del viento; fuimos testigos de cómo se quemaron localidades completas, convertidas totalmente en cenizas, donde se destruyeron viñas, campos, viviendas, bosques, bodegas y donde los sectores agrícola y acuícola se verán fuertemente afectados, dado el impacto medioambiental.

Es obvio que hoy día asegurar todos estos bienes es primordial y necesario para protegerse de nuevas catástrofes como las ocurridas. Con excepción del bosque nativo, y las plantaciones sin fines de explotación, las compañías aseguradoras tienen que responder ante siniestros como los que hemos vivido. Muchos tendrán que ver la forma de recuperarse y partir de cero. Sin embargo, el problema no son las compañías, el problema es que la mayoría de estos bienes no estaban asegurados. ¿Quién puede levantarse así?

No obstante, tragedias como la vivida con los incendios nos pegan en la cara y nos relegan nuevamente al tercer mundo, pues a pesar de que hemos avanzado, aún nos queda mucho por andar.

En un mercado cada vez más globalizado, las empresas por muy pequeñas que sean se ven enfrentadas a riesgos inherentes al negocio, riesgos climáticos, errores humanos, intencionales, demandas civiles, etcétera, no estando ajenos los exportadores e importadores a los riesgos por el traslado de sus mercaderías, y el riesgo de crédito de las empresas por el no pago de sus clientes por la venta a crédito.

En este sentido, las empresas si bien deben preocuparse de los costos y las ventas, también deben ser capaces de mitigar los riesgos asociados al negocio, transfiriendo este riesgo a las compañías de seguros a cambio de una prima.

Si bien tenemos el privilegio de contar con un mercado de seguros bien desarrollado y maduro, con presencia de grandes compañías de seguros internacionales, sigue existiendo una brecha importante en el asesoramiento que se entrega al consumidor final, puesto que seguimos viendo empresas, emprendedores y pequeños empresarios que al momento de denunciar un siniestro no han podido cobrar el seguro por estar mal asegurados o, simplemente, por no estarlo.

Las impactantes imágenes del incendio forestal en La Pampa